Bienvenida al Franco Condado



France

Existe una manera excelente redescubrir Francia: una estancia en Franco Condado. Ello les permitirá acercarse a una naturaleza protegida (el bosque cubre el 43% del territorio), practicar actividades al aire libre: BTT, aguas bravas, esquí y raquetas de nieve en invierno, excursiones de todo tipo, caravana, parapente, pesca. Esta región, que es una de las más bellas de Francia, es especialmente rica en ríos, riviere las aguas descienden con rapidez las empinadas y abruptas pendientes de las montañas: lagos , ríos, cascadas, valles profundos, merecen una visita sin falta ; sus bosques son omnipresentes. Cuenta con dos macizos, una parte de los cuales son parques naturales regionales: los Vosgos y el Jura. Comparte sus fronteras con Suiza, se encuentra a las puertas de Alemania y se sitúa entre Borgoña y Alsacia.




El Franco Condado tiene fuertes vínculos con España, ya que fue durante mucho tiempo una provincia española, muy próspera por cierto. El rastro de este pasado es aún muy visible, en particular en Besanzón.

La región del Franco Condado dispone de un patrimonio tan variado como atípico, entre el que destaca la capilla de Ronchamp, obra increíble del arquitecto visionario del siglo XX, Le Corbusier, que vienen a ver visitantes de todos los rincones del mundo, saline o también la Salina Real de Arc et Senans, ejemplo notable de arquitectura industrial, registrado en el Patrimonio mundial de la UNESCO (uno de los 6 sitios con esta distinción, en Francia) 8 ciudades y 23 poblaciones encierran insospechados tesoros, edificios insólitos, fiestas que expresan una forma de vida, el punto común a todos ellos es la voluntad de conservar los vestigios de un rico pasado.

jouets Los habitantes son acogedores, entrañables y creativos: podrá encontrar el rastro de los personajes ilustres de la región: Louis Pasteur, a quien se le debe la vacuna contra la rabia, y el procedimiento que se deriva de su nombre, la “pasteurización”; también la familia Peugeot, pioneros del automóvil. Su creatividad ha moldeado la economía de la región. La industria del juguete se desarrolló en el Jura en base al saber hacer de los torneros de madera. En la actualidad, las empresas que trabajan la madera son auténticos especialistas como Vilac, Monneret, Smoby. La relojería se desarrolló desde el siglo XV en el Jura y sus fabricantes ocupan un lugar privilegiado en la economía de la región.



La industria, en particular Alstom, empresa líder en construcción ferroviaria, o Peugeot, célebre fabricante de automóvil cuyo museo muy bien dotado recorre los pasos de su trayectoria.

Con dos macizos, los Vosgos al norte y el Jura al este, la región de Franco Condado goza de una situación y de posibilidades excepcionales para los amantes del esquí alpino y del de fondo. Las estaciones de Mátabief, los Roussos y numerosas estaciones poblado que proponen equipamientos y estructuras de acogida para el placer de todos y garantizan estancias relajantes e inolvidables.

Pero una estancia en el Franco Condado, gastronomie es también y ante todo la ocasión de probar nuestro arte de vivir y degustar los excelentes vinos del viñedo de Arbois, de deleitarse en uno de los restaurantes gastronómicos donde se rinde honor a los productos regionales, o de probar ‘in situ’ la famosa “Vaca que ríe”. Es asimismo la ocasión de hacer una parada para ir de tiendas en la capital regional, Besanzón.

Todo el año amenizarán su estancia numerosas manifestaciones.

Felices vacaciones en Franco Condado.